¿CUÁNTO TIEMPO PUEDO USAR LA COLA UNA VEZ ABIERTA?

Cuando se va a empapelar una pared o habitación, lo recomendable es tener todo aquello que se necesita perfectamente listo: las tiras cortadas a medida, un cúter para los recortes, cola y brocha para extenderla y espátula para alisar el papel una vez colocado. La duda surge a la hora de saber durante cuánto tiempo se puede usar la cola una vez abierta o preparada.

Lo cierto es que los productos que se emplean para pegar el papel pintado a los soportes suelen tener un tiempo de secado largo. Eso quiere decir que no es necesario estar con el reloj en la mano para saber durante cuánto se puede usar la cola una vez abierta. Pero tampoco hay que descuidarse, puesto que no todos tienen las mismas características. 

 

¿Cómo saber cuánto tiempo se puede usar la cola una vez abierta?

El consejo es siempre leer detenidamente las características del producto. Lo habitual es que en las etiquetas se especifique tanto el tiempo de secado como el que se puede emplear la cola una vez abierta. Pero ese tiempo siempre será aproximado. Hay que tener en cuenta que tanto las condiciones de humedad como la temperatura ambiente pueden hacer que varíe ligeramente.

Evidentemente, lo adecuado es respetar el tiempo que marque el fabricante para usar la cola una vez abierta. La razón es sencilla: es en ese plazo en el que el producto mantiene todas sus características intactas. Una vez que se ha superado, lo normal es que haya espesado por la evaporación del agua y sea más difícil su aplicación. Y no siempre la solución será añadir líquido, dependerá del producto en cuestión.

Cuando se trata de colas ya preparadas, sobre todo cuando están especialmente indicadas para papeles pesados o vinílicos, el tiempo en el que se puede usar la cola una vez abierta es de unos 20 minutos. Por ello, la recomendación es tenerlo todo perfectamente preparado, esperar hasta el último momento para abrir el envase y mantenerlo perfectamente cerrado mientras no se use. 

Muy diferente es la cola metyl celulósica que se presenta en polvo y se prepara en el momento en el que se va a empapelar. Para ello, lo que se hace es añadir agua en diferente cantidad, según la densidad que requiera el tipo de papel elegido. En este caso, no hay que preocuparse tanto del tiempo que se puede usar la cola una vez abierta y preparada.

Cuando el agua de estas mezclas se evapora, se puede añadir más sin problemas. Incluso es posible guardar el sobrante en un recipiente hermético y guardarlo para utilizarlo más adelante. Si se ha compactado ligeramente al abrirlo, simplemente habría que echar algo de agua y volver a mezclar bien.

 

El consejo: mejor poco a poco

Como señalamos, las características de cada producto pueden variar. También las condiciones ambientales pueden hacer que el tiempo en el que se puede usar la cola una vez abierta puede variar ligeramente de unas circunstancias a otras. 

Por ello, para evitar malgastar material o usar productos cuando este ya no cumple con las condiciones más adecuadas, lo ideal es calcular bien las cantidades que se van a necesitar. Tal vez perdamos algo de tiempo, pero evitaremos también que el acabado no sea perfecto por usar la cola una vez abierta más allá de lo aconsejable.

Renovar tu hogar con los papeles pintados que encontrarás en Alf&Mabi es muy sencillo. Pero recuerda siempre que el proceso de colocación es muy importante para que el acabado sea perfecto y tu casa tenga ese toque tan personal que estás buscando.

Llena tu hogar de magia con nuestros papeles pintados, láminas decorativas y murales de pared.

Alf&Mabi