CÓMO PREPARAR LA COLA PARA EMPAPELAR UNA PARED CON PAPEL PINTADO

Si estás pensando en decorar tu casa al completo o alguna habitación con papel pintado, debes saber que se trata de una de las tendencias más interesantes. No solo por las posibilidades que te ofrece, sino porque los últimos materiales utilizados son de una excelente calidad.

Pero hay algo que debes de tener muy en cuenta a la hora de instalar papel pintado: la cola para empapelar. Y es que es uno de los elementos clave para asegurar la durabilidad de tu decoración, además del material del papel, las condiciones de la habitación o la pared en la que quieras colocarlo.

Por lo tanto, hoy queremos darte algunas ideas que te ayudarán en este paso tan decisivo. Empezaremos por conocer los tipos de cola que existen para el papel pintado.

Tipos de cola para papel pintado

A la hora de colocar papel pintado de decoración, debemos elegir entre los diferentes tipos de colas. Hay algunas diferencias entre unas y otras, que serán diferenciales según la pared o el papel a utilizar.

Cola en polvo

Existen dos tipos de cola en polvo para papel pintado. La que conocemos como cola en polvo metil celulósica es la mejor opción para es el soporte de TNT. La celulósica, por su parte, es mejor papel pintado con soporte de papel.

Cola blanca o de carpintero

Esta cola no es nada habitual a la hora de instalar papel pintado en una vivienda y, de hecho, solo te la recomendamos si es una porción pequeña de una superficie con baja adherencia. Puede tratarse de un escalón o algún mueble que quieras modernizar, pero poco más. Esto es porque la cola blanca seca muy rápido, por lo que no podrás trabajar con grandes espacios. Una vez hayas decidido cuál utilizar según tus necesidades, tienes la opción de comprarla ya preparada o hacerla tú mismo. ¿Quieres saber cómo?

¿Cómo preparar cola para papel pintado?

Si tienes pensado preparar por tu cuenta la cola para empapelar, debes tener claro los pasos a seguir y hacerlo de la manera correcta. Una mala preparación de la cola puede llevarte a tener muchos problemas con el papel pintado, ya sea porque se han utilizado cantidades erróneas de agua o porque no ha reposado lo suficiente.

Vamos a ver qué pasos seguir para las principales colas de empapelado, siguiendo siempre las instrucciones y el etiquetado del fabricante para fijar de manera correcta las proporciones.

Preparar cola en polvo

Como hemos visto antes, esta cola es para papeles con soporte TNT (metil celulósica) como para papel pintado con soporte papel (celulósica). Cada una de ellas tendrá un método de elaboración diferente, pero en general es muy sencillo.

Solo tendrás que mezclar el preparado que hayas comprado con la cantidad correcta de agua, asegurándote de que se integren de manera homogénea. Después, bastará con esperar (hasta varias horas) a que repose la cola para poder utilizarla.

Preparar cola reforzada

En este caso se trata de la cola en polvo que hayamos preparado anteriormente, pero con una adición de cola vinílica para mejorar su consistencia. Esto nos permitirá soportar papel pintado de mayor peso y densidad, que puede ser ideal para algunas zonas de la casa.

Lo que debes hacer es preparar la cola en polvo como hemos mostrado antes, y después establecer una proporción de 1:4 de cola vinílica (un 20% aproximadamente, una parte de cola vinílica por cada cuatro de cola en polvo).

Cuando ya esté lista, solo tendrás que aplicarla directamente sobre la pared, siempre del tamaño de una plancha, ya que podría secarse si tratas de colocar más. Luego, pulveriza un poco de agua sobre el soporte del papel para humedecerlo, y así conseguirás trabajar mejor y fijarlo de manera óptima a la pared.

Preparar cola blanca o de carpintero

A pesar de que hemos dicho que solo es recomendada para pequeños espacios, vamos a contarte cómo hacerla, ya que no es más que una manualidad para niños (que puedes preparar con productos de casa). 

Necesitarás mezclar 350 gr de harina con 700 ml de agua, batiendo con varillas para no formar grumos. Una vez listo esto, añade 120 ml de vinagre y caliéntalo todo al baño maría, siempre removiendo para que no se pegue.

Cuando empiece a hervir, déjalo un par de minutos y retira del fuego, para que repose y pierda el calor. Luego pásalo todo a un recipiente hermético y lo tendrás listo. 

Llena tu hogar de magia con nuestros papeles pintados, láminas decorativas y murales de pared.

Alf&Mabi