¿PUEDO UTILIZAR PEGAMENTO NORMAL PARA PONER PAPEL PINTADO?

La adherencia del papel pintado al soporte depende del material que se emplee para ello y también de la preparación del soporte. Por este motivo, no suele ser recomendable emplear un pegamento normal, sino que se debería utilizar siempre una cola específica para cada tipo de papel y cada superficie.

¿Por qué no conviene utilizar pegamento normal?

Los inconvenientes de utilizar un pegamento normal para poner papel pintado son varios. El primero de ellos es que es fundamental que el tiempo de secado del producto adherente sea prolongado. Así se podrán colocar las tiras con calma, asegurándose de que queden perfectamente. En los adhesivos de uso convencional ese tiempo de secado es muy breve.

Cuando el secado es rápido, un pequeño error puede suponer un gran problema. El papel quedará adherido al soporte casi de inmediato y al levantarlo para rectificar podría desgarrarse. Eso obligaría a preparar una nueva tira, con el consiguiente gasto extra de material.

Otro inconveniente de usar pegamento normal es que este puede no ofrecer una adherencia adecuada en todas las superficies. No hay que olvidar que el papel pintado no solo se coloca sobre superficies enyesadas, también sobre otro tipo de soportes, como azulejos o madera. Cada uno de ellos necesita un tipo de cola que garantice que el papel queda perfectamente adherido.

Y no solo la pared, también el papel pintado puede estar fabricado con diferentes materiales. Esto implica que necesariamente haya que emplear un tipo de cola específico para cada uno de ellos, de modo que no se altere ni dañe el papel y se garantice que queda perfectamente adherido a la superficie. 

Además de ello, las colas para papel pintado se extienden con facilidad con una brocha para encolar. Este aspecto facilita que no queden grumos. En todo caso, si quedara alguno, ese tiempo de secado más largo que el del pegamento normal permitiría deshacerlos mientras se coloca el papel o levantarlo para disolverlos. 

Por estos motivos, es conveniente evitar en la medida de lo posible pegamento normal y usar siempre el aconsejado por el fabricante del papel pintado. Es la mejor manera de conseguir un acabado perfecto sin contratiempos ni desperdicio de material.

¿Cuándo se puede usar pegamento normal con papel pintado?

Aunque no sea lo recomendable, sí podría haber algunas excepciones. Se podría usar un pegamento normal, como es la cola de carpintero, en pequeñas superficies o remates difíciles. Sería el caso del borde de la roseta de un interruptor, un marco de puerta o ventana o incluso zonas de unión especialmente complicadas. 

Es cierto que en superficies mayores podrían emplearse adhesivos universales o un pegamento normal. Sin embargo, en muchos casos sería necesario aplicar previamente una capa de imprimación sobre la superficie para garantizar la adherencia, aspecto que supone mayor gasto en material y más tiempo de trabajo. Todo ello, sin olvidar el inconveniente de esa rapidez en el secado ya mencionada.

El consejo: usar siempre colas específicas

Existen diferentes tipos de cola fabricados en exclusiva para papel pintado. Lo ideal es emplear siempre el más indicado para cada tipo de papel según sus características, es decir, si tiene base de papel, si es pesado o tiene textura, si es textil o tejido no tejido, etc.

Para los remates, en lugar de un pegamento normal, se pueden usar adhesivos de dispersión ya preparados en envases de diferentes tamaños y tubos para facilitar su aplicación. Su uso estaría indicado tanto para los bordes como para esas zonas más complicadas o incluso para pequeñas reparaciones en el papel pintado. 

En Alf&Mabi puedes encontrar ese papel pintado perfecto que estás buscando. Puedes adquirirlo directamente en nuestra web, para que transformar tu hogar sea una tarea fácil y cómoda.

Riempi la tua casa di magia con le nostre carte da parati, stampe decorative e murales.

Alf&Mabi