¿CÓMO ALISAR UNA PARED DESPUÉS DE QUITAR UN PAPEL PINTADO?

Usar el papel pintado es uno de los recursos de interiorismo más utilizados. A pesar de estar pensados para tener una larga duración, lo cierto es que en ciertas ocasiones es necesario retirarlo. Puede ser que se haya pensado en un cambio de decoración para adaptarlas a las tendencias actuales o por otras circunstancias como la transformación de una habitación infantil en juvenil.

A la hora de retirar el papel pintado, lo normal es querer recuperar el estado de la pared en sus condiciones originales. La superficie debe quedar perfectamente lisa para ofrecer una imagen impecable. Esto será necesario tanto si se opta por pintar la habitación como si lo que se quiere es volver a colocar un papel pintado nuevo.

En cualquier caso, será necesario alisar la pared para que quede uniforme y con un acabado de calidad. La idea es conseguir un verdadero reseteo de la superficie para que no se note ninguna señal y parezca totalmente nueva. Te vamos a dar todas las claves para conseguirlo.

Es importante comprobar el estado de la pared tras quitar el papel pintado

Justo después de retirar el papel pintado te puedes encontrar con varios escenarios. El primero es que el papel que habías instalado estaba pensado para ser despegado fácilmente con lo que gran parte del trabajo ya estará hecho. Otra posibilidad es que queden restos tanto del papel pintado como de la cola que has usado para pegarlo.

En estos casos lo primero que hay que hacer es retirarlo todo para dejar libre la pared de todo tipo de materiales. La opción más casera es usar una esponja con agua templada y jabón. Se debe frotar suavemente para evitar dañar la pared. De esta manera se conseguirá reblandecer la cola y el papel que serán más fáciles de retirar.

También puedes usar otros materiales como el vinagre blanco que puede resultar muy útil para estos casos. En el mercado puedes encontrar productos específicos para esta tarea. Con la ayuda de una espátula y guardando mucho cuidado podrás retirar sin problemas todos esos restos. Es el primer paso para alisar la superficie después de quitar el papel pintado.

Seguramente se haya generado bastante polvo durante la retirada así que es conveniente limpiar bien la pared. Un paño húmedo será suficiente para atrapar las partículas y evitar que se repartan por toda la habitación. Es muy importante que te asegures de que luego se seque bien para evitar que la humedad se instale. 

Un buen lijado es clave para alisar una pared

Ahora que ya tienes tu pared lista después de retirar el papel pintado, ya puedes empezar a alisar. Lo primero que se debe hacer es revisar bien para comprobar si existen fisuras o pequeñas grietas. Es el momento de usar masilla diseñada para cumplir ese fin. Su secado suele ser rápido y su aplicación muy fácil.

El siguiente paso para alisar tu pared después de quitar el papel pintado es el lijado. De esta manera conseguirás la uniformidad visual que andas buscando. Ese momento es el más importante y deberás prestar especial atención. En el mercado puedes encontrar máquinas lijadoras que te ayudarán a realizar esta tarea, pero en este artículo vamos a enseñarte cómo hacerlo tú mismo.

Lo primero y más importante para alisar tu pared es conseguir una lija del grano adecuado. Debes saber que cuanto menor sea el número mayor será el tamaño y por tanto conseguirás acabados menos pulidos. 

Teniendo en cuenta estos aspectos, deberás tener a mano distintos tipos de lija. El primer trabajo conviene hacerlo con el grano más grueso para acabar con las imperfecciones más grandes. Puedes empezar con una del número 100 para este tipo de trabajos. A continuación, puedes pasar a una de gama media como la 180 para finalizar con una más fina de 220.

Es decir, debes ir de menos a más para poder conseguir un acabado profesional. Alisar una pared después de quitar el papel pintado es un trabajo bastante concienzudo y que te puede llevar tiempo. Debes tener en cuenta que debes lijar dibujando círculos para que no se note demasiado las marcas por donde has pasado. El trabajo es más fácil si la lija es de esponja.

También generan mucho polvo, por lo que es conveniente que te protejas con una mascarilla y que cubras los muebles que estén alrededor. Una vez hayas llegado al resultado que querías es la hora de dar el último paso.

Al final tienes que aplicar una capa de imprimación para dejar tu pared totalmente lista. Como siempre, recuerda que siempre es necesario dejar la superficie limpia y seca. Así que de nuevo aplica agua y jabón para quitar los restos de polvo y suciedad. Tras la aplicación de este producto, tu pared estará lista para ser pintada o colocar otro papel pintado nuevo.

Esto es todo lo que tienes que hacer para alisar tu pared después de quitar un papel pintado. Desde luego, es un trabajo para l@s manitas de la casa. ¡Los resultados te sorprenderán!

Riempi la tua casa di magia con le nostre carte da parati, stampe decorative e murales.

Alf&Mabi