Qué necesito para instalar papel pintado: herramientas de empapelador


Para colocar papel pintado, además de tener cierta maña, también necesitas contar con los utensilios adecuados. Además del papel y la cola, existen toda una serie de herramientas de empapelador que son fundamentales para realizar distintos pasos a lo largo del proceso.

Si quieres estar realmente preparad@ para colocar papel pintado en tu casa recuerda que no te pueden faltar los elementos que te vamos a enumerar a continuación. Es muy conveniente que los reúnas todos y que los tengas a mano durante todo el proceso.

Herramientas del empapelador que sirven para preparar la pared

Uno de los pasos esenciales para colocar papel pintado es actuar sobre la superficie de la pared para que puedas instalar correctamente el papel pintado. Los utensilios que necesitarás son los siguientes:

Espátula de metal. Esta segunda herramienta de empapelador es la que se utiliza para preparar la pared antes de colocar el papel pintado. Se puede usar para retirar la pintura o cualquier elemento que impida una instalación correcta del papel como el gotelé.

Lija. También es una herramienta del empapelador que sirve para conseguir una superficie uniforme en la pared antes de colocar el papel pintado. Se puede empezar por una de grano más grande y luego cambiar a una de grano más pequeño para conseguir resultados más impecables.

Rodillo grande. Lo necesitarás para aplicar pasta de relleno para hacer desaparecer el gotelé. Recuerda que para que funciones correctamente deberá tener la calidad suficiente que asegure

Herramientas del empapelador para colocar el papel pintado

Para colocar el papel deberás contar con todo aquello que te facilite la tarea de cortar las tiras e instalarlas de manera correcta. Para ello necesitarás lo siguiente:

Guillotina o cuchilla. Sirve para cortar el papel una vez que lo has medido. La primera te permite hacer cortes limpios con un solo gesto. Con la segunda necesitarás una regla para que el corte salga recto. También existen tijeras que se usan para este propósito, pero su corte es algo más impreciso.

Plomada. Una manera sencilla de asegurar que el papel pintado se ha colocado en la posición correcta. Esta es una de las herramientas del empapelador que no puede faltar que se usa con la primera tira de papel para que se quede bien colocado y tomarlo como referencia.

Metro. Para realizar las medidas que necesitas tanto para el cálculo del papel pintado como para cortar las tiras. Con esta herramienta de empapelador deberás ser especialmente minucioso para conseguir que la instalación resulte impecable. Puedes optar entre un metro plegable o una cinta métrica que te proporcionará resultados parecidos.

Brocha de encolar. Esta es una de las herramientas de empapelador básica que no te puede faltar. Sus cerdas deben ser resistentes además de permitir una aplicación uniforme tanto en el papel pintado como en la pared. Para ello debe contar con un buen número de cerdas que deben tener bastante grosor.

Rodillos para juntas. De un tamaño algo más reducido sirve para hacer trabajos de mayor precisión o en un papel pintado más delicado. De todas las herramientas de empapelador esta será la que uses para conseguir que el acabado sea correcto evitando que las juntas sean visibles.

Espátula grande. Usadas para hacer desaparecer las burbujas que aparecen cuando el papel pintado es instalado o para retirar el exceso de cola. Esta herramienta de empapelador se usa para aplicar la presión adecuada que arrastre el aire o el adhesivo que se encuentra debajo del papel.

Otros elementos necesarios a la hora de empapelar

Por último, deberás tener otros elementos que no se consideran específicamente herramientas del empapelador pero que te será de gran ayuda. En este grupo se incluyen los equipos de protección que te puedes poner como los guantes, las gafas o el mono. Con ello evitarás posibles accidentes y que tu ropa o tu piel se manchen.

También deberás tener a mano útiles de limpieza para poder retirar las posibles salpicaduras de cola o de cualquier otra sustancia como el sellador. Para proteger muebles puedes usar plásticos o sábanas grandes. Para el suelo puedes colocar papel de periódico o cartón. Los marcos de puertas y ventanas los puedes cubrir con cinta de carretero si lo consideras necesario.

Ya tienes la lista de todas las herramientas del empapelador. Con todos estos elementos podrás colocar el papel pintado sin problemas y podrás conseguir los resultados que deseas. Así que, ¡manos a la obra!