Cómo limpiar una pared con papel pintado


Una vez colocado tu papel pintado ya sólo te queda disfrutarlo. Seguro que crea un ambiente muy confortable en la habitación donde lo has instalado. Pero recuerda que también requiere de un poco de mantenimiento para que siempre luzca perfecto. Aunque no es mucho trabajo, es necesario que lo hagas de manera regular para que el  papel dure más tiempo.

Como cualquier elemento del hogar, el papel pintado también puede acumular polvo. Retirarlo es necesario para conseguir que luzca de la manera adecuada. Por eso requiere una limpieza al menos una vez a la semana. Todo dependerá de las circunstancias concretas del lugar de la vivienda o edificio donde se encuentre el papel.

Para hacerlo tan sólo te bastará usar agua templada y un jabón neutro. Lo puedes aplicar con una bayeta o esponja. Después deberás secarlo bien para evitar que el exceso de humedad pueda afectar al papel. 

Evita usar productos excesivamente agresivos como desengrasantes o lejía. Tampoco uses estropajos o cualquier otro utensilio que pueda provocar desgarros y roturas en el papel pintado. Evita frotar, realizando una aplicación suave y de manera circular para que se distribuya uniformemente.

Usar un plumero tan sólo provocará que el polvo se desplace con lo que la limpieza tampoco será completa. Por eso siempre es mejor usar una bayeta mojada si quieres conseguir los resultados adecuados. De todas maneras, siempre es conveniente seguir las indicaciones de los fabricantes ya que en ciertos casos será necesario la limpieza en seco dependiendo de los materiales del papel pintado.

Es muy útil saber cómo tratar las manchas en el papel pintado 

La limpieza y mantenimiento general del papel pintado es bastante sencilla. Otra cuestión es cuando se producen manchas más graves sobre el papel pintado. En esos casos, lo mejor es que mantengas la calma y actúes cuanto antes. Si se seca será mucho más difícil hacerla desaparecer.

Una de las principales dificultades es que no puedes usar productos demasiado fuertes ya que pueden destrozar el papel pintado. Si la mancha ha sido provocada por una sustancia especialmente abundante, lo primero que se debe hacer es retirar el exceso con papel de cocina evitando que se derrame aún más.

Si se trata de un papel pintado vinílico no debe haber problema a la hora de limpiarlo ya que cuenta con una capa protectora que hará que la mancha no se agarre. Si no es el caso, entonces puedes usar un material absorbente para que la mancha desaparezca. El polvo de talco es uno de los más efectivos que debes aplicar y dejar actuar durante todo un día.

El agua con gas también es otro de los productos que también se pueden usar para limpiar manchas en zonas concretas del papel pintado. Debes aplicarlo sobre un paño y frotar con suavidad para conseguir los efectos deseados.

Si tu papel pintado ha sido el lienzo donde tus hijos han dibujado su obra de arte también puedes encontrar solución. Si has usado lápices de colores puedes usar una goma para retirar la mayor parte del destrozo. Si es pintura deberás tratarlo como una mancha de grasa. El principal problema es cuando usa tinta de rotuladores o bolígrafos. En esos casos seguramente tengas que reponer esa parte del papel pintado.

Asegúrate de conocer las características del papel que has colocado. Existen algunos que admiten mayor frotado que otro y te permitirá sacar las manchas más difíciles. El fabricante suele ofrecer indicaciones claras de cómo cuidar adecuadamente tu papel pintado.

En ALF&Mabi contamos con los papeles pintados que estás buscando. Nuestros diseños ofrecen las últimas tendencias que existen en decoración. Consigue la casa de tus sueños con nuestras increíbles propuestas.