¿Puedo poner papel pintado sobre una pared empapelada?


Es cierto que cuando se quiere colocar un papel pintado tenemos mucha prisa porque queremos disfrutar del diseño cuanto antes. Lo cierto es que para su instalación te tienes que asegurar que la superficie de la pared esté en las condiciones necesarias para poder instalar el papel sin problemas.

Te puedes encontrar con dificultades de todo tipo como paredes de gotelé y de azulejos. En este artículo lo que vamos a tratar es cómo debemos actuar cuando la pared está previamente empapelada. Seguro que habrás visto en las escenas de muchas películas como muchas veces se retira un papel para descubrir otro que ha sido tapado.

Lo más aconsejable siempre es colocar el papel pintado sobre una superficie libre de elementos extraños

La superficie ideal para colocar el papel pintado es la pared desnuda. Pero como este no es el caso, deberás tomar la decisión de qué hacer con la pared empapelada. Si existe posibilidad de retirar el papel, es lo más conveniente ya que así aseguramos una correcta fijación de la cola.

Esta operación es especialmente necesaria si la pared empapelada se encuentra en mal estado. Si existen trozos donde ha sido arrancado o está despegado lo mejor es que lo retiremos totalmente. También se puede encontrar muy deteriorado y que se rompa cuando coloquemos el papel nuevo dificultando el proceso.

Papel pintado con flores rosas en forma de rombo y fondo blanco.

Para retirar el papel pintado te debes armarte de mucha paciencia y una espátula.  Todo dependerá del tipo de papel que se encuentre en la pared empapelada previamente. Si se trata de papel pintado TNT no te costará mucho esfuerzo ya que están diseñados para que se puedan quitar fácilmente.

Lo mismo ocurre si nos encontramos con un papel fino o quebradizo. Podrás eliminarlo sin problemas y dejar la pared al descubierto para colocar tu nuevo papel pintado.

El problema se plantea si la pared ha sido empapelada con papel antiguo. En esos casos deberás poner más esfuerzo para retirarlo. El proceso es algo más complicado y por eso merece la pena su explicación en un artículo propio.

Cómo prepararse para colocar papel pintado sobre una pared empapelada

Si has decidido colocar el papel pintado sobre la pared empapelada entonces lo que debes hacer es preparar la superficie de igual manera que si fuera una pared sin nada. Deberás retirar aquellas zonas más deterioradas y que estén despegadas.

Con masilla tienes que rellenar las posibles grietas y agujeros que existan en el papel empapelado. La superficie deberá quedar sin grietas ni arrugas. Si el papel antiguo tiene algún relieve lo deberás disimular con este material. Deberás tener paciencia con este proceso y realizarlo de manera minuciosa.

Limpia bien el papel pintado antiguo para que desaparezca todo el polvo y la suciedad. Esto es muy importante si no quieres que las bacterias se queden encerradas tras el papel. Aplica una capa de imprimación para favorecer el factor adhesivo de la cola. Una vez secado ya puedes colocar el nuevo papel sobre el que ya estaba instalado por el método habitual.

Qué debe tener en cuenta si vas a colocar papel pintado sobre una pared empapelada

Colocar el papel pintado sobre un papel empapelado no es recomendable en determinadas situaciones. Por ejemplo, si existen varias capas distintas de papel puede ser que se acumule mucho peso que no pueda ser soportado por la primera capa de cola. Esto puede provocar que se despegue todo y este problema tiene muy difícil solución. 

Por otro lado, también hay que tener en cuenta las características del papel pintado sobre el que se quiere colocar las nuevas tiras. Algunos modelos cuentan con sustancias que pueden teñir el nuevo papel con el tiempo. Si no conoces las características del material de la pared empapelada, entonces lo mejor es retirarlo todo para evitar problemas.

Lo mejor es que cuando elijas un papel pintado pienses en el futuro. Si prevés que en unos años es posible que quieras cambiar la decoración (por ejemplo, en un dormitorio infantil), entonces opta por un papel que sea fácil de retirar. El proveedor o el vendedor te pueden dar la información que necesitas al respecto.

En conclusión, sí que se puede colocar papel pintado sobre una pared empapelada, aunque no siempre es la solución más idónea. Sobre todo, si en algún momento decides retirar totalmente el papel te costará mucho más esfuerzo si existen diversas capas de materiales. Por eso, lo más aconsejable es retirar el papel más antiguo.

En ALF&Mabi contamos con las propuestas de papel pintado más interesantes del mercado. Nuestros modelos son muy fáciles de retirar lo que te ayudará a cambiar de decoración cuando quieras. ¡Puedes dar rienda suelta a tu faceta creativa!